¿Qué ocurre cuando una empresa cuenta con un sistema de gestión de calidad?

La importancia de las normas ISO

Sobra decir que el éxito de una empresa no sólo depende de contar con un buen producto o un buen servicio, sino que hay otros factores (humanos, técnicos, marketianos,…) que  permiten lograr la excelencia a nivel de rentabilidad y posicionamiento.

Hoy hacemos mención a campos que tienen que ver más con el modelo organizativo de nuestra empresa y con la planificación de la misma, más que con el trabajo en sí desarrollado.

No cabe duda que un buen sistema de trabajo, orientado hacia los objetivos, ayuda a determinar a los miembros de la organización qué posición ocupan y a trabajar siempre en altos estándares de calidad.

Las normas ISO son un conjunto de normas sobre calidad y gestión de calidad, establecidas por la Organización Internacional de Normalización (ISO) que especifican la manera en que una organización debería operar sus estándares de calidad, tiempos de entrega y niveles de servicio. La homogeneización de estas normas posibilita que se comparen ente sí productos y servicios  de distinto lugar, bajo los mismos estándares de calidad.

Así, estas normas tienen valor indicativo y de guía. Actualmente, su uso es cada vez mayor y hay un gran interés en seguir las normas existentes porque desde el punto de vista económico reduce costes, tiempo y trabajo. Es muy importante matizar que las normas de la ISO son voluntarias, no son leyes, aunque en algunos casos, la ley puede llegar a exigir que se implante alguna norma ISO en algún sector concreto.

Su implementación aunque supone un duro trabajo, ofrece numerosas ventajas para las empresas, como pueden ser:

  • Estandarizar las actividades del personal que trabaja dentro de la organización por medio de la documentación.
  • Incrementar la satisfacción del cliente al asegurar la calidad de productos y servicios de manera consistente, dada la estandarización de los procedimientos y actividades.
  • Medir y monitorear el desempeño de los procesos.
  • Incrementar la eficacia y/o eficiencia de la organización en el logro de sus objetivos.
  • Mejorar continuamente en los procesos, productos, eficacia, entre otros.
  • Reducir las incidencias negativas de producción o prestación de servicios.
  • Mantener la calidad.

Puede contactar con nuestros consultores expertos en el 938 726 944 / 912 783 194 para pedir más información y asesoramiento para la implantación de alguna norma ISO en su organización.

Noticias Recientes

Empiece a escribir y pulse la tecla “Enter”