¿Cuentas con un sistema de calidad y/o medioambiente en tu empresa?

Un año para renovar las normas ISO 9001 y 14001

En septiembre de 2015, ISO (Organización Internacional de Normalización) aprobó la revisión de la norma 9001 y la 14001, generando una versión nueva de cada norma,  cuya publicación oficial fue el 23 de septiembre, para el caso de la ISO 9001, y el 15 de septiembre, para la ISO 14001. Ambas en 2015.

La norma ISO 9001 nació con la vocación de determinar los requisitos necesarios para establecer un Sistema de Gestión de Calidad en las organizaciones con independencia de su tamaño o su sector. Por su parte la ISO 14001, surgió con el objetivo de mejorar las prácticas medioambientales empresariales, tan importantes hoy en día.

Con estas actualizaciones, no sólo se pretende seguir teniendo herramientas para la mejora de la gestión de la calidad y el medioambiente en las empresas, sino que se pretende, aprovechándose de ellas, generar un marco que mejore la actividad empresarial y permita aumentar la satisfacción del cliente. Las nuevas normas inciden especialmente en la gestión de riesgos y oportunidades, el liderazgo, y el contexto de la organización, sin olvidar los puntos clave de sus versiones anteriores.

A partir de la fecha de su publicación y entrada en vigor, se ha podido solicitar una certificación bajo estas nuevas normas, ya sea como una certificación inicial, una transición o una recertificación.

Pero eso sí, se ha establecido una validez máxima para los actuales certificados ISO 9001:2008 e ISO 14001:2004, así como para los que se adecuen a las nuevas versiones, renueven o emitan inicialmente. El plazo máximo que se fijó para transitar a las nuevas versiones fue de 3 años desde la publicación de la norma, es decir, que no habrá ningún certificado válido de las versiones antiguas de dichas normas a partir del 15 de septiembre de 2018.

Hasta esa fecha, se pueden seguir emitiendo certificados (iniciales, modificaciones, renovaciones) con las normas antiguas a aquellas organizaciones que así lo deseen  y  que tengan su sistema de gestión en base a esas ediciones, si bien, todo certificado llevará como caducidad el 15 de septiembre de 2018 y no los 3 años habituales desde su emisión/renovación.

Puntualizar que el cambio de versión de norma no tiene por qué suponer una certificación  inicial  ya  que, una vez haya adaptado su sistema  actual a los nuevos requisitos y hayan sido auditados, se modificará su actual certificado cambiando la edición de la norma, pero pudiendo mantener su número de certificado,  antigüedad…

Por ello es importante recordarle que dispone  hasta  el 15 de  septiembre  de  2018  para  transitar a estas nuevas normas, y sinoha comenzado todavía, debería hacerlo cuanto antes, para poder contar con el tiempo suficiente para resolver las posibles no conformidades y pasar al comité de certificación.

Se prevé una gran demanda para llevar a cabo este cambio a mediados de 2018 y es más que probable que no haya suficientes técnicos en las entidades de certificación para dar soporte a ésta, por lo que es recomendable que no esperemos a última hora para dar el paso a las versiones 2015, si no se auditan antes de la fecha del 15 de septiembre de 2018, (teniendo en cuenta el parón vacacional) perderá su certificado y tendrá que realizar auditoría inicial, con los sobrecostes que ello conlleva.

Noticias Recientes

Empiece a escribir y pulse la tecla “Enter”