Complementando tu pensión pública con ahorro privado. Cómo actuar de una manera inteligente

Por mucho que nos prometan que el actual sistema de pensiones español, basado en un sistema de reparto, es decir, las actuales cotizaciones a la seguridad social de los trabajados en activo hoy deben garantizar las pensiones de la población jubilada actual, basta con tener un poco de sentido común y con un simple vistazo a la pirámide poblacional española, basta para ser conscientes de que con una pirámide poblacional invertida la realidad es la realidad y por mucho que nos bombardeen con puedo prometer y prometo las cifras son la se son y la sostenibilidad del sistema de pensiones público tal y cómo está pensado hoy en día es muy complicado que acabe siendo sostenible a largo plazo.

A la actual baja natalidad en nuestro país le podéis añadir otros factores que no ayudan precisamente a poder tener un sistema de pensiones sostenible. El aumento de la esperanza de vida,, el hecho que cada vez se estudia más y se empieza a trabajar más tarde, por lo que cotizamos menos  años pero percibiremos más años la pensión pública, por no hablar de  ciclos económicos o crisis que reducen el empleo, la realidad es que en 2009, por cada 10 personas en edad activa, había 4,7 inactivos (menores de 16 y mayores de 64) y la previsión es que la relación este en 10 activos por cada 9 inactivos.

Y si, ya se que os dirán que todas estas reflexiones y cifras es simplemente para poder meteros el miedo en el cuerpo y contratéis
Planes de pensiones privados. Bien, ya somos mayorcitos y tenemos capacidad suficiente para poder reflexionar  y tomar y valorar las decisiones que más nos convienen.

 La primera regla básica es muy sencilla. El tiempo es oro. Es decir cuanto antes empecéis a dotar vuestro plan de pensiones privado, antes lograréis que los intereses compuestos que se generen hagan crecer el dinero invertido y en esto no hay más secreto o magia que dejar que el factor tiempo juegue a vuestro favor.

 Hay un ejemplo que es muy claro a este respecto. Una persona que empieza a ahorrar cuando tiene 30 años aportando 50 euros cada mes tendrá cuando se jubile un capital de 58.860€.

 Para igualar la misma cifra, una persona que empiece a los 45 años deberá aportar cada mes 120€ para tener a la edad de su jubilación 58.864€ acumulados.

 La segunda premisa básica, es que los planes de pensiones privados te permite reducir el pago de impuestos, y pagar menos impuestos es sin duda una forma de ahorrar.

 Una persona con unos ingresos anuales de 40.000 € podría reducir totalmente el efecto de la última subida impositiva en el IRPF aportando 1.000€ a su plan de pensiones privado. Es decir una de 450€ en impuestos sobre el IRPF hoy que son más ahorro para el mañana.

Noticias Recientes

Empiece a escribir y pulse la tecla “Enter”