Cinco claves del Seguro Multirriesgo

¿Qué es un seguro Multirriesgo para pymes?

Como su propia denominación ya indica, sirve para proteger bienes materiales y patrimoniales frente a diversos tipos de riesgo. Estos seguros aglutinan en una única póliza un conjunto de coberturas destinadas a cubrir los principales riesgos a los que se puede exponer, en este caso, una pequeña o mediana empresa. Riesgos que afecten tanto a los bienes materiales de la propia pyme como a terceros.

¿Qué puede cubrir un Multirriesgo Pyme?

Prácticamente cualquier evento accidental que cause daños a los bienes o pueda mermar nuestro patrimonio, bien sea de forma directa o indirecta al causar un daño a un tercero (cliente, empleado, transeúnte, etc.).

En el primer caso se encontrarían coberturas clásicas, como incendio, daños por fenómenos de la naturaleza (lluvia, viento, etc.), daños por agua (proveniente de instalaciones), robo, cristales, avería de maquinaria, podredumbre de bienes, etc.

Los daños patrimoniales pueden darse a consecuencia de tener que paralizar nuestra actividad debido a un siniestro (un incendio, por ejemplo), o bien como consecuencia de nuestra responsabilidad civil frente a terceros.

¿Cuáles son sus ventajas?

En una única póliza se pueden cubrir todos los aspectos expuestos a riesgos de nuestra empresa. Estos seguros suelen ofrecer una gran flexibilidad a la hora de elegir las garantías que queremos contratar y estas se adaptan perfectamente a todo tipo de actividad, ya sea un comercio o una pequeña o mediana industria.

¿Qué es lo más importante a tener en cuenta a la hora de contratar un Multirriesgo?

En primer lugar, es importante que la actividad que se refleje como asegurada en la póliza coincida con nuestra actividad real y queden detallados todos los aspectos que pudieran suponer un agravamiento del riesgo. Por ejemplo, no es lo mismo asegurar un taller de vehículos que solo realiza trabajos de mecánica que uno que cuenta con apartado de pintura, ya que este último, a nivel de valoración, tiene más riesgo que asumir por parte de la compañía aseguradora.

En segundo lugar, es muy importante que los capitales asegurados sean lo más fieles posibles a la realidad. De ese modo evitaremos problemas futuros en caso de siniestro, ya que si aseguramos por valor inferior al real la compañía podría aplicarnos la denominada regla proporcional, que, en síntesis, reduciría la indemnización al tener el capital asegurado por debajo de lo real.

No menos importante es detallar las protecciones e instalaciones con las que cuenta nuestra empresa, tanto las relativas a incendio o robo, como a los materiales de construcción, de las canalizaciones, etc. Si no hacemos bien la declaración de protecciones, en caso de sufrir un siniestro la aseguradora podría reducir la indemnización e incluso negarse a ella.

En los tres casos, y dependiendo de la tipología y tamaño de la empresa a asegurar, las compañías pueden enviar un perito que realice una evaluación completa que sirve para  facilitar la confección de la póliza, evitando problemas futuros.

¿Necesita mi negocio algo más que un seguro Multirriesgo?

Para el desarrollo propio de la actividad no suele ser necesario contratar ninguna póliza de seguro adicional. Hoy en día se pueden incluir todo tipo de garantías que cubren la totalidad de los riesgos expuestos. No obstante, en determinadas actividades, sobre todo las profesionales (relacionadas con el asesoramiento, medicina, etc.), puede resultar necesario contratar determinadas pólizas específicas, como de Caución o Responsabilidad Civil. Se trata de actividades que, por la complejidad de determinados riesgos, no son susceptibles de que su cobertura se pueda incluir en un contrato Multirriesgo, al menos para el criterio de algunas compañías.

Su mediador de seguros le aconsejará cuándo es más aconsejable contar con coberturas adicionales más allá del producto Multirriesgo.

Autor: José Luis Sierra, periodista-colaborador de INESE

Más información aquí.

 

Noticias Recientes

Empiece a escribir y pulse la tecla “Enter”