La fecha contable y la fecha valor en las cuentas bancarias, ¿Son lo mismo?

Seguramente alguna vez te has encontrado al ingresar un cheque de otra entidad bancaria en tu cuenta corriente con que no has podido disponer del dinero hasta dos días después de ingresarlo. Esta circunstancia se produce por la diferencia entre lo que los bancos denominan fecha contable y fecha valor.

En primer lugar, fecha contable es aquella en la cual el banco anota una operación en el debe (cargo) o en el haber (abono) de las cuentas bancarias. Por su parte, fecha valor hace referencia a aquella a partir de la cual empiezan a generar intereses los abonos o cargos en dichas cuentas, pudiendo ser distinta de la contable.

Esta diferencia de fechas se justifica por la propia operativa de las entidades de crédito, pero éstas no pueden aplicarla de un modo discrecional, sino que se han de ajustarse a la regulación legal establecida tanto en la Circular 8/1990, de 7 de septiembre, sobre transparencia de las operaciones y protección de la clientela, como en la Ley 16/2009, de 13 de noviembre, de servicios de pago, que la modifica. Esta legislación fija una valoración concreta para las operaciones bancarias (cheques, ingresos en efectivo, etcétera). Por ejemplo, el abono en cuenta de un ingreso en efectivo realizado por un cliente que sea un consumidor ha de valorarse el mismo día, mientras que si la operación de ingreso la realiza una empresa (un no consumidor) el abono puede valorarse hasta un día más tarde.

En cualquier caso, el banco con el que trabajes debe comunicarte las condiciones de valoración de las distintas operaciones, indicando el desfase temporal que puede existir entre fechas contables y fechas valor. Además, y como se señala en la propia Circular 8/1990, “en todas las operaciones con independencia de aplicar puntualmente las normas de valoración correspondientes, las Entidades pondrán los medios necesarios para abonar o adeudar las cuentas de los clientes sin demoras o retrasos, aplicando la máxima diligencia en facilitarles la disponibilidad pronta de los fondos”.

Luego la próxima vez que veas diferencias entre fechas contables y fechas valor en los movimientos de tus cuentas bancarias, no pienses que el banco actúa discrecionalmente y no te deja disponer de tu dinero, sino que cumple con una normativa en vigor. Ah, eso sí, comprueba que el cálculo de fechas está bien realizado.

Fuente: Consejo General de Economistas

Noticias Recientes

Empiece a escribir y pulse la tecla “Enter”