¿Qué porcentaje de retención habrá que aplicar en las retribuciones que perciben los socios-administradores de la sociedad?

Nos hacemos eco de una respuesta dada por la Dirección General de Tributos a una pregunta formulada por una Sociedad limitada constituida por dos personas físicas. Dicha entidad no cuenta con trabajadores por cuenta ajena, siendo los dos socios administradores quienes efectúan los trabajos propios de la actividad. La única retribución que se estableció fue la de administrador.

Lo primero que hay que fijar es que las retribuciones que se devenguen por el ejercicio de las funciones de administrador de una entidad o por la prestación de servicios dentro del ámbito de una relación laboral, común o especial, por quien al mismo tiempo es socio de esa entidad, constituyen para su perceptor, a efectos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, rendimientos del trabajo. Esta calificación viene determinada por la definición que de este tipo de rentas realiza el artículo 24.1 de la Ley del Impuesto:

“Se considerarán rendimientos íntegros del trabajo todas las contraprestaciones o utilidades, cualquiera que sea su denominación o naturaleza, que deriven, directa o indirectamente, del trabajo personal del sujeto pasivo y no tengan el carácter de rendimientos empresariales o profesionales”.

En segundo lugar, y contando con que esta retribución de estos administradores es un rendimiento del trabajo, en la retención que se aplique habrá que tener en cuenta una distinción:

  • Las retribuciones correspondientes a la condición de administrador estarán sujetas al porcentaje fijo de retención del 30 por 100.
  • A los rendimientos del trabajo que se perciban al margen de la condición de administrador, se les aplicará el porcentaje que resulte de acuerdo con la tabla e instrucciones del artículo 46 del Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, respetándose el porcentaje mínimo del 15% si se trata de una relación laboral de carácter especial.

Por último, señalar que todo lo anteriormente expuesto se entiende sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 8 de la Ley 18/1991, de 6 de junio, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Dicho artículo 8, referente a operaciones vinculadas señala:

“La valoración de las operaciones entre una sociedad y sus socios o consejeros o los de otra sociedad del mismo grupo, así como con los cónyuges, ascendientes o descendientes de cualquiera de ellos, se realizará por su valor normal en el mercado, en los términos previstos en el artículo 16 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades”.

Para cualquier duda o consulta al respecto, pueden contactar con nuestros asesores en el 93 872 69 44 o en el 91 278 31 94.

Noticias Recientes

Empiece a escribir y pulse la tecla “Enter”