¿Cómo ajustar nuestra futura tributación del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas para 2018?

Fiscal. Antes  de  que  finalice  cada  ejercicio  llega  el  momento  de  que  los  contribuyentes  recordemos  las operaciones  económicas  realizadas  en  lo  que  va  de  año.

También  las  rentas  obtenidas,  si  hemos  adquirido  o transmitido  algún  bien  o  derecho  o  si  nos  hemos  beneficiado  de  alguna  ayuda  o  subvención. A su vez, conviene desempolvar la declaración  y  las  notas del IRPF  2016 y los tres anteriores para ver si dejamos algún saldo negativo pendiente que podamos aprovechar en la próxima declaración o si realizamos en su día rentas que estén pendientes de imputarse en los años siguientes.

Una vez hecho este ejercicio podemos realizar un pre cálculo de lo que tendremos que pagar a mediados de 2018 por la Renta 2017. A continuación, toca ponerse a pensar qué operaciones queremos o podemos hacer antes del 31 de diciembre, y cuáles nos convienen más al objeto de minimizar el pago final por este impuesto.

Naturalmente, dependiendo  del  perfil  del  contribuyente,  las  posibilidades  de  incidir  en  la cuota serán diferentes.

Quizás los recursos más conocidos en este sentido son los que afectan a mayor número de contribuyentes: agotar los límites de aportaciones a sistemas de previsión social o de inversión en vivienda. Asimismo se puede  mejorar  nuestra  situación  a  través  de  la  compensación  de  rentas,  especialmente  en  ganancias  y pérdidas patrimoniales procedentes de transmisiones de bienes o derechos.

Por último, resaltar las posibilidades de los mayores de 65 años en cuanto a la exención de las ganancias patrimoniales  obtenidas  en  la  transmisión  de  su  vivienda  habitual  y  en  la  de  todo  tipo  de  elementos patrimoniales  pero,  en  bienes  o  derechos  diferentes,  a  condición  de  reinvertir  el  importe  obtenido  en la constitución de una renta vitalicia.

Incluso en estos casos no es posible generalizar, lo que para un contribuyente es conveniente para otro no servirá de nada y, en definitiva, habrá que analizar caso a caso y buscar a cada uno su solución, si la tiene.

Prestaciones por las que no se tributa:

  • Prestación por maternidad
  • Becas
  • Indemnizaciones por responsabilidad civil
  • Indemnización laboral por despido o cese del trabajador
  • Retribuciones en especie
  • Percepción de la prestación por desempleo por la modalidad de pago único
  • Transmisión de elementos patrimoniales por mayores de 65 años
  • Transmisión de vivienda habitual
  • Transmisión de inmuebles de naturaleza urbana
  • Plusvalía de muerto
  • Planes de Ahorro a largo plazo
  • Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS)
  • Donación de un negocio familiar
  • Préstamos entre familiares
  • Ayudas a la adquisición de vehículos
  • Extinción de condominios

Puede obtener más detalle sobre cada uno de estos elementos, puede consultar el post completo publicado por el Consejo General de Economistas, pulsando aquí.

Para cualquier aclaración, pude contactar con nuestros asesores en el  93 872 69 44/91 278 31 94.

Noticias Recientes

Empiece a escribir y pulse la tecla “Enter”